Una mujer viaja a México para someterse a una cirugía de estiramiento de la piel y se despierta con implantes mamarios y un levantamiento de glúteos.


La víctima ya había visitado el centro en otra ocasión para someterse a una cirugía de perdida de peso.

En la era de la globalización, cada vez más personas exploran las opciones disponibles más allá de sus fronteras para someterse a intervenciones quirúrgicas, seducidas por la promesa de unos precios mucho más asequibles. Sin embargo, detrás de la aparente conveniencia y el ahorro económico, yace una red de riesgos y peligros que pueden transformar la búsqueda de la mejora estética en una pesadilla médica. En ese sentido, Kimberly McCormick, una mujer estadounidense, de 65 años, que viajó a México en busca de un estiramiento de piel, despertó no solo con la piel estirada, como había planeado, sino también con un aumento de senos y un levantamiento de glúteos que no había solicitado.

La historia de McCormick, quien había tenido éxito en una cirugía anterior para bajar de peso en la misma clínica, destaca los peligros del turismo médico. La operación en el Centro Bariátrico de México, le costó 13.000 dólares, unos 12.000 euros, en lugar de los más de 50.000 dólares que habría pagado en Estados Unidos. Sin embargo, lo que comenzó como una buena oferta, resultó en un desastre quirúrgico y, según los médicos estadounidenses, deshacer el daño le costará aproximadamente 75.000 dólares, unos 68.000 euros.

Via: abc

 

 

 

YouTube video
YouTube video
YouTube video


Like it? Share with your friends!

1
1 point

Comments

comments